dijous, 17 de juliol de 2008

Cala Jóncols


Con este post estreno un nuevo apartado, los "restaurantes de playa" que tanto apetecen en la temporada de verano. Intentaré centrarme en los restaurantes que tengan un acceso por mar. Y entre ellos aquellos que permitan amarrase a una boya y dispongan de servicio de desembarque hasta la playa.

Una herramienta bastante útil para poder acceder virtualmente a cualquier zona del mundo es el google earth (descarga gratuita!). Fácilmente podemos visualizar lugares y espacios, incluso en 3D. Seguramente la mayoría de vosotros lo conozcáis, pero no está de más este recordatorio.

Quien tenga oportunidad de navegar en estas épocas, y adentrarse en una de las calas que dispongan del correspondiente chiringuito - restaurante de playa, le animo a que se deje seducir por la experiencia!. No ya sólo por el hecho de comer en ellos, sino por la experiencia que supone!..preparación de la jornada, trazar los rumbos (aunque hoy en día con los GPS's marinos todo resulta más fácil!), amarrar en la boya al efecto (de esta manera también evitamos soltar el ancla, y el fondo del mar nos lo agradecerá!), desembarcar (ya sea con la propia embarcación auxiliar si disponemos de ella, o a través del servicio del propio restaurante en algunos casos), y disfrutar del entorno que rodea siempre una jornada náutica de este tipo.

El primer enclave que os propongo es el restaurante de la Cala Jóncols, a medio camino entre Cadaqués y Rosas, y resguardada al sur por el Cap Norfeu.

Una vez desembarquemos en la playa, hay que recorrer unos 100 metros a pie hasta llegar al hotel - restaurante.

En su web podréis encontrar el teléfono, así como la indicación para contactarles a través del canal 13VHF cuando estéis llegando, y así os pueden recoger y realizar el oportuno desembarco. Es muy recomendable durante los meses de verano (y sobretodo durante el fin de semana) llamarles antes, ya sea para reservar el restaurante y también para que os reserven una boya para los que lleguéis por mar (pues suelen estar muy solicitadas!).

Su oferta es básicamente marinera (no podía ser de otra manera!). A finales de agosto del año pasado, en una comida con amigos y nuestros respectivos hijos, nos tomamos la fantástica dorada al horno con verduras que os presento en la foto!, una delicia!. Buen arroz marinero, y correcta fideuá.

El hotel -restaurante (en este caso) dispone de una agradable terraza con agradables vistas sobre la bahía de la cala.

La cocina es honesta y con buen producto, aunque a este lugar se va sobretodo a pasar una agradable jornada marinera, primando principalmente el entorno del parque natural del Cap de Creus.

Las copas para vino son para olvidar (podéis verlas en la foto del majestuoso pescado).

En definitiva, un restaurante agradable (excelente ubicación de la terraza superior!), en el que se come correctamente y a un precio razonable, y que puede representar un punto y seguido a una excelente jornada donde el entorno y la mar primarán por encima de todo.

Cerca, muy cerca de la Cala Jóncols, tenemos Cala Montjoi y Cala Pelosa (pronto os hablaré de su restaurante), y 15 millas nevegando al norte se encuentra Cala Garbet, donde no sólo su tranquilo y paradisíaco entorno brilla, sino también (y de qué manera!) su restaurante! (la foto inicial de este post es precisamente de la terraza de Cala Garbet).

dijous, 10 de juliol de 2008

MónVínic: vinos?, restaurante?,..?

Algunos comentarios y reportajes - todos ellos con entusiasmo y halagadores - se han vertido desde que MónVínic ha abierto sus puertas. En Amphitrion, Encantadísimo, Verema, Estintobasico, ..podemos hacernos una buena idea de lo que ofrece este espacio (no me atrevo a llamarle simplemente local). A buen seguro que hay y habrá más artículos sobre ello, puesto que insisto, es y será un espacio de referencia.

Precisamente en el gran post de Amphitrion, parece abrirse una discusión o debate acerca del contenido, de la oferta del MónVínic. Acertádamente, Ligasalsas (de Los Sabores de Ligasalsas), comenta en el artículo de Amphitrion que el MónVínic "no es sólo un sitio de vinos..porque se corre el riesgo de infravalorar la cocina que TIENE que ser sensacional". Y lleva toda la razón!, y no únicamente por el hecho de que Sergi de Meià ofrezca una cocina sincera, impecablemente ejecutada, con mimo, basada en un producto excelso, sino por cuanto MónVínic es mucho más que un espacio de vinos!, y por supuesto..mucho más que un restaurante!.

Cada uno de nosotros, dependiendo de nuestra sensibilidad, de nuestra afinidad, del momento, de la compañía, de nuestro estado de ánimo, apreciará más un aspecto u otro de la realidad que se muestra en el MónVínic.

El MónVínic ofrece pues un amplio abanico de posibilidades, es su encanto y su gran valor añadido. El bodeguero encontrará un lugar idóneo para presentar sus elaboraciones, el "enochalado" podrá satisfacer su curiosidad en la Chardonnay neozelandesa, el estudioso pasará horas en la biblioteca, el gastrónomo se deleitará con el pollo de corral que de Meià le habrá preparado con cariño, y el simple aficionado descubrirá un espacio que le transportará a nuevas sensaciones. Y todo ello de una manera amena, asequible, en forma de divertimento!.

No obstante, hay que entender el porqué, la razón de MónVínic, independientemente de lo que queramos buscar o de lo que aprehendamos en él. Su diseño, su configuración, su contenido, la forma de dimensionar los espacios y los recursos, está ideada para ensalzar la cultura del y al vino.

En mi última visita saludé a apasionados enochalados de camino al espacio del restaurante, donde tuve el privilegio de sentarme frente a grandes observadores gastronómicos, y al lado de grupos de aficionados que sencillamente pedían una copa de vino blanco, antes de abordar la comida, excelente!, que es no sólo de Sergi de Meià, sino sobretodo de MónVínic. Como son también del MónVínic las atinadas y súper profesionales explicaciones y sugerencias de César Cánovas e Isabelle Brunet en el apartado vinos. De la misma forma que alguien echará de menos picar algo mientras le sirven un vino en el Wine-Bar. Todo ello forma parte del apasionante MónVínic. Bravo por este espacio!. Yo me quedo con el todo!.

Salut!